La región alemana cuenta con un importante tejido industrial en el que las pymes españolas gozan de buena fama. El sector agroalimentario también ofrece oportunidades atractivas.

El nuevo año trae novedades políticas para Baviera, uno de los ‘länder’ más ricos de Alemania. Tras diez años al frente de la región, el primer ministro, Hors Seehofer, cederá el testigo a su compañero de partido, Markus Söder. Un relevo que, según los expertos, dará continuidad a la política neoliberal y de apertura al mundo empresarial que caracteriza al ‘land’ alemán.

Sectores industriales

Entre los sectores industriales más importantes figuran automoción, electrónica, maquinaria y química. Las oportunidades de negocio en estas áreas son muy variadas, sobre todo desde el punto de vista de la subcontratación industrial.

Por otro lado, Baviera también se caracteriza por su apuesta por la innovación tecnológica. Por tanto, es un mercado muy receptivo a las propuestas de las compañías del sector informático y de las telecomunicaciones que ofrezcan soluciones novedosas en el ámbito high tech.

Además, el sector agroalimentario está incrementando exponencialmente su demanda, sobre todo en el ámbito de la alimentación bio y ecológica. “Uno de los proveedores más valorados es España, aunque en constante competición con Italia”, comentan desde Berest Group .

Dentro de Alemania, Baviera se caracteriza por ser una región tradicional, con un carácter particularmente conservador y proteccionista. Por tanto, los productos extranjeros pueden llegar a ser vistos con cierto recelo y se hace imprescindible demostrar la capacitación técnica. Para ello, hay que superar las “barreras no arancelarias” obteniendo certificados de calidad como el TÜV .

A cambio, el mercado bávaro es especialmente fiel. “Siempre que el exportador cumpla con las exigencias previamente pactadas, tendrá un cliente permanente y sobre todo un colaborador”, afirman desde Berest Group.

En las reuniones de negocios, hay que ser rigurosamente puntual. Incluso está bien visto llegar antes de tiempo. Toda la información debe estar debidamente documentada. No es aconsejable recurrir a ningún tipo de ironía ni tampoco a halagos.

Paciencia y profesionalidad, las claves para ser competitivo

Una de las pymes españolas que ha sabido hacerse un hueco en el competitivo mercado bávaro es Gil-bo. Los comienzos no fueron fáciles. “Crees que con los precios de aquí todo va a ser más fácil, pero la competencia es muy fuerte”, explica Albert Gil, gerente de la compañía de mecanizados de precisión. “Son mucho más organizados. El día de entrega es el día de entrega, no es orientativo. Y si lo haces mal o tarde, no repiten”, comenta. Algo que supone un hándicap a priori, pero también una ventaja. “Al final adquieres esa forma de trabajar”, dice. Las empresas bávaras suelen comenzar realizando encargos de bajo valor añadido para tantear a sus proveedores: “Si respondes bien, te van cogiendo confianza”.

Clarisa Sekulits.  Expansión